Trabajadora sexual de Brigada Callejera

Trabajadora sexual de Brigada Callejera  (2)

Nosotros desde nuestro punto de vista muy respetuoso creemos que sí hay mujeres obligadas, pero también hay mujeres que por decisión o por necesidad esta en la calle. Nuestra lucha no promueve el trabajo sexual, lo que hacemos es garantizar los derechos de quien decida voluntariamente trabajar en la calle.

Compañera Krishna. Trabajadora sexual de Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”,  A.C

Transcripcion:

Hola buenas tardes ya varios de ustedes nos conocen, bueno sólo por el momento vine yo, los compañeros de Brigada Callejera  afortunadamente tienen chamba que ojalá no existiera, están apoyando a compañeras de Tapachula, Chiapas. […]

Cuando yo inicié en el trabajo sexual yo pensé que era miel sobre hojuelas pero me di cuenta que había extorsión, que había detenciones, fabricación de delitos y que los únicos que se beneficiaban eran los policías, los comandantes,  los juzgados cívicos, a través de esto no sabíamos qué hacer, pensábamos en solicitar pláticas en la delegación, nos cerraban las puertas. Afortunadamente nos encontramos con esta organización Brigada Callejera, en primera nos invitó a tomar talleres, pero más que talleres era pues  tener sensibilidad de lo que estábamos haciendo, qué es tener derechos, porque no sabíamos qué era tan legal o ilegal el ejercer el trabajo sexual, afortunadamente nos unimos varios compañeros, compañeras y formamos cooperativas, grupos independientes. En ese entonces había la lucha contra el SIDA, estaba muy de moda, donde se pensaba la sociedad y el gobierno gran parte de que el trabajo sexual era un foco de infección.

Empezamos a organizarnos, a tener presencia, volvernos promotoras de salud, promover el uso del condón. Empezamos a ganar espacios pero a partir del 2006, no sé qué tanto tenga que ver cuando nos adherimos a la Sexta declaración ahí en el EZLN, empezaron nuevamente a perseguir el trabajo sexual, con propuestas sobre la ley de trata de personas, donde obviamente nosotros estamos en contra de la trata de personas pero lo que ha hecho el gobierno con estas leyes, con las que ya promulgó, es querer invisibilizar al trabajo sexual y tomarlo como trata de personas. El gobierno se agarró de varios intelectuales, de feministas que creen que la trabajadora sexual es víctima del patriarcado y que está obligada a trabajarlo. Nosotros desde nuestro punto de vista muy respetuoso creemos que sí hay mujeres obligadas, pero también hay mujeres que por decisión o por necesidad esta en la calle. Nuestra lucha no promueve el trabajo sexual, lo que hacemos es garantizar los derechos de quien decida voluntariamente trabajar en la calle. Esto sumado a que nosotros, nosotras hemos hecho mucho ruido, obviamente como que causó mucha controversia en este movimiento ¿ no?, si es trabajo o no es trabajo, afortunadamente la capacidad organizativa aunque somos pocos y  el gobierno se vale de gente que está a su lado en el poder, en este caso escuchaba de la señora Barrios ahora su hija transexual, transgénero, Diana Barrios que formó su organización Pro Diana, donde bueno no nos sorprende porque así antes ha habido organizaciones donde cooptan a la gente, donde obviamente quieren treparse de las luchas, se quieren trepar de lo que hemos ganado.

P1140885

 

En este caso nosotras promovimos amparos contra el gobierno del Distrito Federal porque desde 1990 habíamos solicitado que se nos reconociera como trabajadores no asalariados. El gobierno del Distrito Federal tiene un reglamento donde indica que cualquier persona que tenga un servicio casual u ocasional con otra persona en vía pública sin que haya un salario fijo y sin que haya una relación obrero patronal será considerado como un trabajador no asalariado. Entonces obviamente veníamos solicitando que se nos reconociera, obviamente no ser parte del sistema sino entendimos que sólo utilizar sus mismas mañas, sus mismos trucos para darles en la torre, obviamente se nos negó pero cuando se viene esto de la Ley de trata de personas, vemos que el gobierno empieza a implementar operativos, donde bajo el lema de rescatar a víctimas de trata vemos que en los hoteles detienen a las recamareras, a las que hacen limpieza en el hotel, a los que están en el estacionamiento lavando coches y es lo primero que aparece en las noticias: “Detuvimos a una banda de tratantes con 60 personas”. Y entre esa gente que detienen van trabajadoras sexuales que están ocupadas en el hotel. Vimos a través de testimonios de compañeras que la forma en que validan qué es una mafia o qué es una red de trata es porque a cada compañera, la pasan, las tienen aisladas, las pasan a un cuartito y las amenazan: “o declaras en contra de una de tus compañeras que es un tratante y si tú no declaras tú te vas a ir como tratante”. Muchas compañeras por el miedo de ser llevadas al Reclusorio, señalan a alguna compañera o se señalan entre ambas. Pocas han tenido el valor de decir yo no señalo a nadie, obviamente con ese valor han resistido y han salido y esas son las que nos han dado el testimonio.

Sabemos que en este tipo de luchas, pues tiene qué ver más lana extranjera porque es la que sostiene esta lucha, nosotros creemos que esta lucha contra la trata no es por erradicar la trata de personas sino para que el sistema tenga el poder y pueda controlar a su antojo el trabajo sexual y la explotación sexual. Vemos que en diferentes estados tienen zonas de tolerancia, donde muchas compañeras no pueden salir de esa zona de tolerancia, donde están obligadas a que se tienen que drogar con el cliente, embriagarse con el cliente, y pues obviamente si tienen hijos son amenazadas en que si abandonan esas zonas de tolerancia van a desaparecer a sus hijos o se los van a  quitar.

Bajo esta situación nos vimos en la necesidad de tomar varias acciones, muchas nos capacitamos como defensoras de derechos humanos, me incluyó yo. En estos primeros operativos yo iba a ver en qué situación se encontraban las compañeras cuando había un operativo, la situación se volvió más grave porque a mí me amenazaban con llevarme detenida porque yo era tratante de personas por el simple hecho de defender a una compañera trabajadora sexual, me indicaban a mí que entonces yo estaba promoviendo la trata de personas, vimos varias opciones en primera para defender el derecho de las trabajadoras sexuales, pero sobre todo cómo conservar nuestra integridad, porque vimos que todo lo que habíamos logrado años atrás como erradicar la obligación de las pruebas de VIH y de infecciones de transmisión sexual que eran obligatorias, que tumbamos esa forma de querer controlar el gobierno y que logramos que hicieran consciencia porque tiene que ser voluntario y confidencial. Cuando era obligatorio a las compañeras ponían su foto en cada hotel y decían no se ocupen con ellas porque salió con tal enfermedad, y eso obviamente viola las garantías de los derechos humanos y de quien se hace la prueba que tiene que ser confidencial. Esta situación nos llevo a volver a solicitarle al gobierno del Distrito Federal reconocimiento como trabajadores no asalariados de vía pública, la negativa del gobierno siempre fue la misma entonces optamos por meter varios recursos de amparo donde perdimos, afortunadamente empezamos a tener ya lazos de confianza y solidaridad con la compañera Bárbara Zamora, que fue la que nos orientó cómo meter de una forma más correcta un amparo, que duro dos años en que varios jueces rechazaron, pero afortunadamente en el último amparo, la jueza Paola María Villegas Sánchez Cordero hizo un análisis profundo sobre el fenómeno del trabajo sexual y cómo es vulnerado este sector y su resolución fue que  una orden a nivel federal de que de forma inmediata el gobierno expidiera las credenciales de trabajadores no asalariados a trabajadoras sexuales en que se nos garantizara el derecho a la vivienda, salud, educación y varias cosas.

 

Nosotras creemos que es un logro para defender nuestra fuente de trabajo pero esto no quiere decir que ya nos salvamos porque sabemos cómo se maneja el gobierno al fabricar delitos y más a las compañeras que alzamos la voz y nos defendemos. Estamos en un  proceso de analizar, porque la jueza mandó a la Asamblea Legislativa a que quitara los artículos de la ley de justicia cívica del art 24 donde dice que invitar o ejercer la prostitución será una falta administrativa, las mandó a quitarlas pero el gobierno no ha querido, la Asamblea no ha querido, ahorita lo que estamos haciendo es una campaña de información a todas las trabajadoras sexuales sean zapatistas, no zapatistas, independientes u organizadas, lo que nos interesa es que las compañeras sepan que tienen derechos y que hay una posibilidad para que podamos defender nuestra esquina de trabajo, obviamente Pro Diana ha intentado jalar compañeras con sueldos, con trabajos, con direcciones y bueno no es novedad ver que algunas compañeras ya voltearon bandera, pero decimos que aunque seamos pocas hemos tenido logros y el logro no es para Brigada Callejera, el logro no es para Krishna, el logro es para todas las personas que por necesidad o por lo que sea decidan pararse en una esquina que sepan que pueden defender sus derechos.

Estamos exigiendo lo que la jueza ordenó, el acceso a la vivienda, la Secretaría del Trabajo nos dice que no hay presupuesto, pero nosotras cuestionamos al gobierno del Distrito Federal que todos los inmuebles que incauta a los tratantes,  que por qué se los amachina el gobierno y por qué no los da a proyectos de vivienda, porque he sabido que cuando rescatan, y pongo entre comillas rescatar a una víctima, lo que hacen es revictimizarla porque en primera no le regresan el dinero que genero ella, y que se lo quitaron al tratante, el gobierno se lo queda y lo único que hacen es meterlas a un albergue a fuerzas, a estar dos o tres meses para sanarlas psicológicamente y para reinsertarla en la sociedad a través de trabajos como de maquila, de peluqueras.

P1140885

Y la realidad el trabajo sexual no es por gusto, es por necesidad, como lo comentaba la compañera, el sueldo mínimo ya no alcanza para nada, ahora cuando escuchaba a la compañera de vía pública trabajadora ambulante, pues también compañeras que eran trabajadoras ambulantes del Centro Histórico se vieron en la necesidad de pisar una calle para talonear, entonces nosotros que tenemos una visión de por qué se da este fenómeno pues somos las menos indicadas para criminalizar o señalar a alguien que decida, porque cada quien sabe sus motivos muy particulares, o muy generales, pero nosotros contamos ahorita con tener muchos factores en contra: el gobierno, las feministas que se levantan a favor de liberar a la mujer esclavizada e el trabajo sexual, cuando creemos que tanto hay mujeres obligadas, que eso es trata de personas, como hay mujeres que por decisión propia o por necesidad están, y que es necesario crear un protocolo para definir qué es trabajadora sexual y qué es trata de personas, porque hemos visto muchos escritos de feministas donde se ha criticado el trabajo de Brigada Callejera, donde han criticado este logro que hemos tenido, jurídico, sobre el reconocimiento como trabajadores no asalariados donde se nos dice que lo que hicimos fue promover más la trata de personas.

Creemos que estas personas que se dicen defensoras de las víctimas de trata, sólo se han fijado en el fenómeno de la prostitución y la trata de personas con fines de comercio sexual, pero pues no he visto a ninguna feminista hacer una huelga, una protesta en un Wal Mart, donde hay una trata de personas cabrona,  en esas empresas trasnacionales ahí no voltean las feministas, creen que trata de personas nada más es sexo o es esclavitud sexual; creemos –porque lo hemos visto- que estas feministas han recibido apoyos económicos y que escriben un sin fin de libros donde pues no se enfocan a un trabajo de campo, en la calle, como decía la compañera, ahí donde se ve la realidad y que nosotros que estamos en la calle tuvimos consciencia  en que creemos que el trabajo, estamos ahí no solamente para defenderlo,  que el trabajo sea un pretexto para hacer política, esto nos ha ayudado mucho, afortunadamente al conocerlos a ustedes muchos compañeros solidarios se han acercado a querernos compartir sus experiencias, como la compañera Gloria Muñoz que es periodista y que se enfocó a darnos un taller de periodismo, nosotras cada rato le hablábamos  “fíjate que pasó esto”,  “detuvieron a tal compañera”, “que hubo tal operativo”, “que una compañera de 25 años la están pasando como menor de edad para avalar que detuvieron una banda de tratantes”;  entonces la compañera en vez de decirnos “yo les cubro las noticias”, (nos dice) “qué les parece si yo les comparto mi experiencia para que ustedes mismas hagan sus notas periodísticas, las difundan” y creo que eso es chingón, porque esto es parte del movimiento, no solamente es escuchar y aprender sino compartir lo que hemos aprendido.

 

Como yo escuchaba a la compañera de vía publica cuando la llevaban al juzgado cívico,  yo también decía es algo nuevo que te lleven al juzgado cívico, pero que te estén quite y quite tu dinero… afortunadamente un compañero del colectivo de abogados zapatistas, nos dio un tip, en cada juzgado cívico o ministerio público, si alguien te quiere hacer firmar algo, sacarte una declaración falsa, una detención injusta, tanto en un ministerio público como en un juzgado cívico hay el famoso teléfono rojo, en el momento que tú solicites el uso de ese, te lo tienen que dar y te vas a dar cuenta que a lo mejor te retiran los cargos. Este tipo de tips nos ayudado a no engancharnos con este tipo de delincuencia, sabemos que los verdaderos tratantes es el mismo gobierno. En las juntas que teníamos y mesas de dialogo con la secretaria de Salud, denunciando a los patrulleros que se dedicaban a extorsionar a los clientes, en una de esas juntas llegó un personaje, un policía en activo, que los días que no trabajaba tenía a chavas y trans trabajando en Tlalpan;  cuando él se enteró sobre estas pláticas le hicieron llegar a uno de los encargados de Seguridad Pública con los que teníamos pláticas, un papelito y el de inmediato paró las pláticas, y en voz baja nos dijo que él ya no podía seguir con eso porque ya lo habían amenazado de muerte.

Entonces creemos, sabemos  que los verdaderos tratantes son el gobierno, pero afortunadamente aquí estamos hablando un poco,  como decía la compañera, falta mucho más que decir, mucho más que hablar, pero afortunadamente se trata de esto, no solamente es de lo que nos pasa, sino de los logros, aunque sean pocos o muchos pero aquí estamos compartiéndolos. Gracias

Enlaces relacionados:

http://brigadaac.mayfirst.org/

 

Anuncios

Un comentario en “Trabajadora sexual de Brigada Callejera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s