Trabajadora docente de la CNTE

Trabajadora docente de la CNTE (2)

Ustedes escuchan de la nueva reforma educativa, y les decimos que de educativa no tiene nada. Que es una reforma laboral, en la que aún nos llevan más a los maestros a pelear entre nosotros mismos, en lo que ahora se suma lo que viene a ser la inseguridad laboral ¿Qué vamos a hacer?.

Maestra María Francisca Rosas del Estado de Chihuahua (maestra de base de primaria).

Transcripción:

Hola buenas tardes a todas y a todos.  Pues me va a tocar englobar un poco, hermanarme con las compañeras que acaban de participar y ustedes van a darse cuenta por qué. Generalmente cuando alguien nos pregunta y yo les digo tengo 33 años, dicen ¿33?, sí pero de servicio. Como maestras quisiera contextualizar un poco […] porque sé que aquí hay  madres y padres de familia, trabajadoras y trabajadores, nos hermanamos en metas, en principios, en valores, en formas de ver la sociedad y a veces decimos los maestros entre gitanos no nos leemos las cartas, ojalá sea el caso de gente que participa en este tipo de encuentros se haya dado a la tarea de invitar a algún familiar, de invitar algún vecino, porque es la única manera de multiplicarnos, porque a veces nosotros entre maestros decimos: es que ya estos rollo son muy repetitivos, o sea, qué caso tiene estarnos hablando de lo mismo y de lo mismo nosotros o nosotras mismas, necesitamos gente nueva, y esa gente nos tenemos que encargar de acercarla nosotros, en cada uno de los eventos nuestro propósito tiene que ser mínimamente un compañero o una compañera más, para que estos eventos, esta semillita, estos esfuerzos que estamos haciendo aquí puedan crecer más y tener más frutos de los que generalmente esperamos.

Quiero decirles que los maestros consideramos que el material con el que nosotros trabajamos es el más delicado del mundo. Yo no voy a trabajar con tela ni voy a trabajar con partes para una maquila, yo tengo lo más sensible del mundo, son los niños. Soy mujer, soy mamá, soy esposa y soy trabajadora oprimida, reprimida. Pero al entrar por la puerta de mi salón todo eso se tiene que quedar afuera, mi cara de amargura, mi frustración por la situación del mundo, la tengo que olvidar. Tengo que poner una sonrisa y las palabras más maravillosas del mundo porque voy a trabajar con algo que voy a promover que se construya, la práctica docente tiene que ver mucho con mi consciencia. Soy de abajo, maestra rural, no voy a ser una reproductora del sistema, de ahí que voy a tener mi principal opresor u opresora, va a ser mi director o directora. Aunado a la mayoría de mis compañeros y compañeras, porque lamentablemente la mayor parte del magisterio es lo que nosotros conocemos con el nombre de charros.

P1140873

La mayor parte de mis compañeras y compañeros no comparten mi visión de trabajar para crear seres conscientes, analíticos, críticos, capaces de ser ciudadanos con consciencia, con transformación de nuestro país y ese trabajo es un trabajo que compartimos porque ustedes son papás, mamás o hermanos. Y lo decía la compañera que es trabajadora en la calle, muchos de los compañeros traen sus líos ahí y la educación es primero en el hogar, no es nada más en la escuela, nace en el hogar y lo demás son extensiones, la calle, la escuela y otros espacios. Así que esa responsabilidad la compartimos, la visión de educar y llevar a nuestros hijos hacia un país, hacia una nación que queremos, la compartimos. Y la opresión que tienen ustedes para darle a sus hijos lo mejor, la tenemos los maestros porque nos reprimen en todas partes.

Mi práctica docente la van a reprimir hasta los padres mismos cuando dicen “si la maestra se la pasa jugando en la cancha” no hace otra cosa la maestra más que jugar en la cancha”.  Por eso uno de los principales trabajos que tengo como maestra es trabajar con los padres de familia, súmenla a lo que ya les decía, soy mamá, soy cocinera, plancho, lavo, trapeo porque también los sueldos de los maestros tienen que ver con la visión, con nuestra formación. Existe lo que se llama carrera magisterial, un escalafón y una forma que trajeron para darnos en la torre a los maestros, para no hermanarnos en la lucha, es una carrera, la palabra lo dice y los maestros estamos compitiendo, entre comillas pudiéramos decir que el mejor maestro es el que gana más, pero no es cierto, ustedes conocen las trampas del sistema. No es cierto que el mejor maestro es el que gana más, muchas veces es al revés, porque el mejor maestro es el consciente, es el que no está dispuesto a hacer exámenes, es el que está luchando porque la lucha sea colectiva, no individual, por lo tanto el maestro no va estar en ese escalafón,  conforme vaya subiendo escaloncitos va ganando más, se va a estar en la parte de abajo. Entonces eso es muy difícil.

Ustedes escuchan de la nueva reforma educativa, y les decimos que de educativa no tiene nada. Que es una reforma laboral, en la que aún nos llevan más a los maestros a pelear entre nosotros mismos, en lo que ahora se suma lo que viene a ser la inseguridad laboral ¿Qué vamos a hacer?.

Si ustedes ven lo que tuvimos aquí al frente se van a dar cuenta, yo tengo 40 niños mínimo diarios, son 40 cabecitas, 40 experiencias de vida en las que a mí me toca medio día ver y darme cuenta. Tengo que cumplir con un programa, tengo que promover el conocimiento, tengo que ir de la mano con mis niños a que vayan descubriendo y construyendo el conocimiento. Pero tengo que tomar en cuenta que tengo niños que van sin desayunar, que tengo niños que saben que su mamá está en huelga, que tengo niños que saben que un día anterior a su mamá se la llevaron porque estaba tratando de sobrevivir, de llevar para comer porque estaba vendiendo cosas y tengo niños que se fueron en la mañana sabiendo que papá y mamá pelearon y tengo un mundo y con ese mundo tengo que trabajar. Entonces ustedes dirán si somos hermanos o no somos hermanos, los maestros, papás, mamás, hermanos, tíos, abuelos de esos niños con los que trabajamos. Ustedes dirán si tengo o no tengo que agregarle a mi carga de trabajo a los padres de familia. Trabajar mínimamente con ellos y saber y darme cuenta si mi niño es hijo de abuela, o es hijo de madre soltera, o es hijo de la llave, porque así le llamamos a los niños que a veces ni papá ni mamá funcionan, traen su llavecita de su casa, ellos se despachan solitos.

P1140870

Yo les digo a mis compañeros de trabajo: Bien hacen nuestros niños en venir a la escuela porque van solitos, nadie los lleva, y yo les estoy hablando de comunidades marginadas, no estoy trabajando en escuelas de lo que se llama la clase media o alta, o lo que sea, no, no me voy a ubicar a trabajar en una escuela de esas, voy a trabajar en las colonias de la periferia, voy a trabajar con niños con problemas, con padres con problemas, donde se refleja todo este problema que esta viviendo en este país. Donde se refleja que los padres y madres de familia, escuchen, vean, las telenovelas y como dijo la compañera, a veces no nos damos cuenta ni siquiera de cómo defendernos a nosotros mismos, porque vivimos en esa burbuja que nos meten, este país en el que estamos, esta situación.

Estamos tan enajenados y los mismos medios, nuestros propios problemas nos envuelven tanto, que olvidamos que el maestro es una persona con la que comparto casi la mitad del día en la educación de mi hijo y que estoy obligada a enterarme qué tipo de maestro es, de enterarme cómo está trabajando con mis hijos y de apoyarle, no hacerle caso a la televisión con las telenovelas y decir “no pues es que  la maestra de mis hijos es de esas revoltosas que anda ahí en la calle” porque no estamos luchando por nuestros derechos nada más.

En el caso concreto con la reforma educativa ha sido muy difícil para nosotros como maestros que la sociedad nos entienda que la lucha no es nada más por nuestros derechos, que la lucha es por la educación, que la lucha es por sus hijos y por las generaciones que vienen atrás. Ha sido difícil, no es suficiente los foros, no es suficiente los volantes, no es suficiente las marchas, creo conscientemente que el trabajo está en las escuelas, con los compañeros que se resisten enormemente.

Estoy consciente de que el trabajo verdadero para la solución de los problemas que estamos enfrentando, no solo los maestros, sino todos, está en hermanarnos y caminar juntos. Entonces creo firmemente que la solución, que el trabajo principal del maestro está con sus padres de familia cuando nos identifiquemos, cuando entendamos que nuestro propósito es común vamos a tomarnos de la mano y vamos a caminar juntos. Gracias

Anuncios

Un comentario en “Trabajadora docente de la CNTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s