La jornada laboral y la rebelión de las mujeres

lucha-mujer

La jornada laboral y la rebelión de las mujeres *

Karina B.

Actualmente, con la eliminación de prestaciones y perdida de derechos como el acceso a guarderías, permiso por enfermedad de los hijos, derecho a la lactancia, así como un constante acoso para no embarazarse, etc., las mujeres vivimos mayor explotación y una jornada laboral exhaustiva que demanda más funciones por el mismo salario.

El capitalismo, a través del patriarcado como forma de control y opresión hacia las mujeres, genera una condición desigual que nos ha llevado a vivir mayor pobreza en el ámbito del trabajo. El trabajo informal, carente de prestaciones y seguridad social, se convirtió en nuestra principal fuente de empleo; a ello se suma el trabajo no remunerado en el hogar-cuidado de los hijos y familia, especialmente de la pareja hombre-, labor que ha ayudado a la reproducción del capital, a través del mantenimiento cotidiano de los trabajadores, sin que esto sea reconocido como fundamental para la producción de manera indirecta. Asimismo, hay que añadir otra labor de las mujeres: la función de engendrar y sustentar a los actuales y próximos esclavos modernos a los que el capital habrá de extraer hasta la última gota de sudor, ya con trabajo manual o intelectual: los asalariados a los que obligará a la creación y reproducción exhaustiva de pensamiento e ideas para sostener y reproducir el sistema.

Por otra parte, el capitalismo patriarcal da a la mujer el papel de objeto de placer del hombre; con la reproducción del machismo como cultura, las trabajadoras vivimos el acoso y el hostigamiento sexual también a nivel laboral, llegando incluso al feminicidio en los centros de trabajo, aunque estos casos son encubiertos por las empresas para mantener su imagen y continuar produciendo capital por encima de la dignidad y la vida de las mujeres.

Sin embargo, nos negamos a esta condición; hoy cientos de mujeres en el país han decidido enfrentar la explotación, el despojo, el abuso, el acoso, los feminicidios, las desapariciones y la esclavitud laboral. Son los casos de las jornales de San Quintín, las madres de los desaparecidos de Ayotzinapa, de las muertas de Juárez, etc. Y tras otras trincheras, las trabajadoras asalariadas, las de la maquila, las trabajadoras sexuales, las mujeres de trabajo domestico, de limpia, de la salud, maestras, indígenas, del campo, de las comunidades, entre muchas mas, aunque pequeñas en un número, pero no en razón y fuerza, enfrentan grandes luchas. Todas ellas salen a las calles  a denunciar la opresión, el dolor y la explotación, asumiendo un papel organizativo a partir de la defensa de sus derechos como mujeres y como trabajadoras, con la claridad de su condición de clase explotada.

Es así que se va construyendo el feminismo y la liberación femenina desde abajo: en la denuncia en las calles, en la confrontación con el patrón y el día a día de las mujeres que se preguntan sobre su condición y en la necesidad de defender sus derechos y su cuerpo, así como de buscar caminos libertarios imaginando mundos nuevos, para una nueva humanidad: la del trabajo libre, donde el ser humano logre al fin desarrollar plenamente sus potencialidades.

Pero esto no será posible sin la praxis: viendo a la teoría como algo que se construye también en la práctica,  junto a la reflexión; en el cuestionamiento y la investigación que se debe ir dando en la propia acción; en el proceso de las luchas, para no quedarse como creación inmóvil del pensamiento en el mundo de las ideas. En la lucha de las clases y en la construcción de ese nuevo mundo, la eliminación del patriarcado como forma de opresión es indispensable; por eso afirmamos que, sin nosotras, no habrá revolución: la liberación de la especie humana implica la emancipación de todos y todas; mientras exista algún tipo de opresión para alguno, la libertad no será total para ninguno.

 

* Artículo publicado en  al revista no. 2 de Praxis  (página 7)

 

 

Anuncios

Un comentario en “La jornada laboral y la rebelión de las mujeres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s